octubre 13, 2020

Críticas: Slimane

Slimane 1

Os hablamos de la ópera prima de José Ángel Alayón.

Dentro de la Sección Oficial del Festival Márgenes que se está llevando a cabo en varias ciudades de España y de América Latina se encuentra la primera película del director canario José Ángel Alayón, Slimane, una nueva visión de la inmigración, la de los jóvenes que llegaron a España provenientes de los países del Magreb en busca de un futuro mejor, y que terminan siendo recluidos en centros de internamiento para menores del que son expulsados al cumplir la mayoría de edad. Muchos de esos chicos acaban malviviendo en la calle sin poder optar a un empleo de forma legal y se apodera de ellos un desencanto que desemboca en la más absoluta de las desidias. Es el caso de Slimane, un joven que sobrevive en los parajes áridos de Tenerife junto a su mejor amigo Moha y varios de sus compatriotas, inmersos todos en esa desidia y ociosidad que les impulsa incluso a rechazar trabajos “porque sólo pagan 20 euros” cuando no tienen prácticamente nada que llevarse a la boca.

Slimane 2

La ópera prima de Alayón transcurre entre la ficción y el documental, siguiendo a este grupo de jóvenes marroquíes en su día a día en el que lo único que ya les importa es el pasarlo lo mejor posible con las circunstancias en las que se hallan inmersos. Alayón se centra únicamente en el grupo, prácticamente obviando lo que sucede alrededor porque la importancia del film reside en mostrar cómo la desesperanza de los chicos se convierte en un nexo común tan fuerte entre ellos, que se crean un mundo propio en el que no tiene cabida ningún elemento exterior, pero en el que al mismo tiempo se percibe el desapego emocional que existe entre ellos, fruto de un desarraigo territorial y social en el que se encuentran. Alayón combina imágenes claustrofóbicas cuando se encuentran en las naves abandonadas donde habitan, y ofreciendo todo el tiempo primeros planos para potenciar la sensación de ese limbo cerrado en el que se encuentran, con exteriores inmensos y solitarios que es como se ve desde fuera de ese mundo al resto de la sociedad.

Slimane que ya ha pasado por el Festival de Dubai con gran éxito, es una película de sentimientos y donde, salvo un inesperado giro dramático a mitad de la misma, no trata de contarnos una historia con un principio y un final. A lo largo del metraje y más a partir de ese giro, notamos cómo el sentimiento de culpa de Slimane se va haciendo cada vez más grande pero al mismo tiempo mucho más difícil de asumir para él. Sin duda el descubrimiento de Slimane es un reparto de jóvenes amateurs que, encabezado por quien da título al film Slimane Larhorti, han sabido plasmar con una total naturalidad los sentimientos y la rutina de todos esos chicos que como ellos mismos llegaron a España cuando eran menores y actualmente se encuentran desamparados en un país ajeno.

Slimane 3

José Ángel Alayón que inició su carrera con documentales y cortometrajes como Niño con lluvia y Un día en el paraiso, se lanza ahora desde su productora El viaje films con la primera incursión en la ficción con un drama sobre la madurez, la culpa y el desamparo basado en la observación desde fuera de esos sentimientos, sin manipulación emocional hacia el espectador incluso en los momentos más trágicos del mismo. Un buen comienzo sin duda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *