octubre 13, 2020

Entrevistas: Dietrich Brüggemann

Dietrich Brüggemann

Charlamos con el director de Camino de la cruz.

Cansado después de dos largos días de promoción de la película, y algo irritado por el frío que hace en los países mediterráneos, esta mañana hemos acudido al encuentro del director alemán Dietrich Brüggemann para que nos hablara de su película, la estupenda Camino de la cruz que se estrena esta semana en nuestro país. Más bien parco al inicio de la entrevista, después nos ha contado cosas muy interesantes sobre ella y su trabajo, además de soltar alguna irreverencia que otra.

Camino de la cruz es una película muy dura pero creo que hay al final algo de confianza en las almas puras por encima de sociedades más fundamentalistas y obtusas, ¿es así como lo ve?

Dietrich Brüggemann: Si es lo que tú sacas de la película, no voy a contradecirte.

– Entiendo por esa respuesta que lo que quiere con la película es que cada espectador saque sus propias conclusiones…

B.: Sí, por supuesto. El cine es un arte muy abierto, muy complejo y se presta a eso precisamente, a que el espectador saque cosas distintas y a veces contradictorias con lo que yo he querido contar. Y eso es muy sano.

– Sorprende que en la sociedad actual convivan el descreimiento con grupos y sectores con ese fundamentalismo que aparece en la película, ¿cómo cree usted que pueden convivir dos situaciones tan opuestas?

B.: No creo que eso necesite de una explicación. La humanidad es muy compleja y muy contradictoria en muchos sentidos, siempre ha sido así y hoy en día lo sigue siendo. La gente es diferente sin más.

– Uno de los puntos fuertes de la película es la manera en la que está rodada, el recurso formal de rodarla en 14 secuencias con planos fijos y sólo 3 movimientos de cámara. Quería que me hablara sobre esa decisión de hacerlo así.

B.: Hay una especie de división a la hora de rodar, una es una cosa muy bien formulada con planos secuencia fijos y luego está el hipermovimiento que realizaban directores como Luc Besson o Terry Gilliam en los 90 que también me gusta mucho. Son como dos polos opuestos, uno muy meditativo, cerrado y otro muy errático. Mi primera película que hice en 2005 la hice de esta última manera, me pareció una forma muy fácil de hacer las cosas, pero ahora quería hacer algo diferente y ver qué pasaba. Rodar 10 minutos, dejar que la cámara ruede y montar. Me gusta mucho en ese sentido Roy Andersson, para mí es un referente y adoro su cine. Su última película que acaba de ganar en Venecia se va a estrenar esta noche en Berlín y espero llegar a tiempo para verla.

Camino de la cruz
Camino de la cruz

– ¿De dónde surge la idea de hacer Camino de la cruz? ¿Por qué recurre al tema del fanatismo religioso?

B.: Por varias razones. En primer lugar me basé en una experiencia personal de mi infancia, yo conocía comunidades como las que aparecen en la película, fui monaguillo y sabía cómo actuaban estas personas, cómo hablaban. Siempre he creído que es bueno saber de qué se está hablando cuando haces una película, siempre utilizo como referencia El árbol de la vida de Terrence Malick en la que se ve perfectamente que él conoce ese ambiente y lo hace magistralmente, casi como un documental reflejando a ese padre que interpreta Brad Pitt. Así que pensé, esta es una historia que conozco y que tengo que contar. El segundo motivo es que recuerdo que en los años 90 la religión no era un tema del que se hablara o que preocupara mucho a la gente, pero después del 11 de septiembre se empezó a hablar mucho del Islam, después tuvimos un Papa alemán que dirigió la Iglesia hacia un ala más conservador, al mismo tiempo creció la influencia de los grandes fundamentalistas cristianos en Estados Unidos, etc…y todo eso no es que inspirase directamente la película pero estaba ahí como terreno abonado para que creciera. Luego un día se me ocurrió la idea de las 14 estaciones por las que pasó Jesucristo y ese es el punto de partida.

– Además de todo el simbolismo técnico de la película, hay dos cosas que me llamaron mucho la atención porque además son muy obvias: una es el nombre de la protagonista, María Göttler. El nombre obviamente hace alusión a la Virgen María pero el apellido parece una variación de las palabras alemanas Gott (Dios) y Göttlich (Divino), ¿es así? La otra cuestión es que las ocasiones en las que María va a comulgar no consigue hacerlo, como si rechazara inconscientemente el hecho de acercarse más a Dios, no sé si es eso lo que quiere reflejar con ello.

B.: En cuanto al nombre, por supuesto que todo el mundo en una sociedad así pone nombres a sus hijos como María, Johaness, etc…y el apellido Göttler sí tiene que ver en Alemania con Dios como bien dices, pero también lo hice porque había una familia en esta comunidad católica de la que he hablado que se apellidaba así. Otra razón fue que uno de los críticos de cine más influyentes de Alemania se apellida Göttler, y fue como una pequeña broma.

Por lo que comentas de la comunión, bueno también se acerca a Dios en el confesionario y no pasa nada. No es algo que hayamos querido reflejar deliberadamente, pero está bien si eso es lo que has visto.

– En la película hay una predominancia tanto para bien como para mal de la mujer sobre los hombres. El padre es un testigo casi silencioso de todo el drama que sucede alrededor, el niño pequeño no habla, y son la madre y la au pair los ejemplos de la religión más fanática y de la más sana. ¿Esta cuestión era fundamental desde el principio para hacer la película?

B.: Creo que muchas historias sobre el catolicismo se han contado desde la perspectiva masculina, es muy obvio que el Padre es Dios y es todo muy patriarcal. Pero la religión católica es la única en la que se da culto a una mujer que es la Virgen María, ni en el Islam, ni en el judaísmo ni siquiera en el protestantismo. La familia santa la componen el niño, la madre y este hombre que es viejo, José, que siempre está como en un segundo plano. Es casi como una comedia inhumana lo de esta mujer a la que Dios ha dejado preñada y el marido está ahí sin decir ni pintar nada.

Camino de la cruz
Camino de la cruz

Camino de la cruz ha sido el debut de su actriz protagonista, Lea van Acken, la cual hace un trabajo impresionante. ¿Cómo fue el trabajo con ella?

B.: Trabajar con ella ha sido una experiencia magnífica, tiene muchísimo talento y está muy entregada al trabajo para la edad que tiene y la pillamos en esa edad en la que están siempre dispuestos a aprender. Encontrarla fue sorprendentemente fácil, yo pensaba que iba a pasar mucho tiempo haciendo castings y viendo a miles de personas para encontrarla, pero estaba entre las 7 primeras actrices que vi y pensé que era ella sin dudarlo. Pensé que era demasiado fácil, pero no había duda. Luego el trabajo ha sido muy relajado porque al hacer planos fijos el tiempo se controlaba mejor.

– Entre varios de los premios que ha recibido la película, está el que le concedió el jurado ecuménico en el Festival de Berlín. Quería saber qué piensa de ese premio en concreto y también si es usted creyente de alguna forma.

B.: El premio fue una sorpresa y estamos encantados de que nos lo dieran, porque creo que han visto que hemos intentado ser justos y equilibrados con la religión, no sólo una película a favor o en contra de ella sino de explorar la complejidad del tema. En cuanto a si soy creyente en el sentido tradicional, pues no. El tema metafísico y lo de si hay vida después de la muerte y reducir las cosas desde un punto de vista tan mecánico me parece un tanto absurdo.

– Aunque no haya sido su intención situarse a favor o en contra de la religión, es probable que la película pueda herir sensibilidades con respecto a ella, ¿ha tenido algún tipo de problema con grupos ultracatólicos?

B.: No especialmente. Siempre hay alguien que se queja, se reciben emails un poco locos, pero nunca ha pasado nada. En cuanto al debate, creo que si alguien siente heridos sus sentimientos religiosos con ella, debería plantearse si hay algo malo en su religión. No creo que esta película pueda o deba herir el sentimiento religioso de nadie.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *