septiembre 13, 2020

Críticas: ’71

Dedicamos dos críticas al intenso debut de Yann Demange.

'71 - Cinema ad hoc

Por Sergio de Benito:

El tiempo del que dispone un joven soldado británico atrapado en las calles de Belfast otorga un espacio tan exiguo para desarrollar preguntas como amplio para una visceral supervivencia. En la odisea urbana y vital que narra ’71 no hay atisbo de épica, sólo la presentación de un conflicto cuyos límites físicos son tan confusos que por momentos logran por sí solos causar el inequívoco aturdimiento procedente de no saber bien a qué causa se sirve o incluso si existe tal punto. Este protagonista, para algunos un trozo de carne cuya naturaleza humana parece quedar en entredicho al pisar las cobrizas calles de Belfast, se ve involucrado en una repentina y abrupta espiral beligerante que el debutante Yann Demange consigue retratar sin apenas echar mano de condimentos: la violencia se sirve en buenas dosis, seca y sin adornos. Quizá sea el principal punto fuerte y la clave de la eficacia de una obra que comienza instalada en los concisos terrenos del docudrama –aquí es inevitable recordar los intensos trabajos de Paul Greengrass, como director y también al ejercer de guionista de la notable Omagh (Pete Travis, 2004)–, fuente de adrenalina y tensión, para acabar infectando su trasfondo con ciertos tics de un cine tal vez igual de poco complaciente con los hechos, pero sí de un calado en la memoria mucho menor.

En la misma obra convergen, por tanto, un ímprobo thriller efectivo y carente de estridencias, que plasma una situación límite no ya en lo sociopolítico, sino también en lo meramente fisiológico; y el retrato humano de un paisaje hostil en el que nadie puede evitar mantenerse indiferente ante una dinámica que erosiona vidas y distorsiona las mismas fronteras que crea. Quizá por cierta falta de ahínco en este segundo punto, el incierto horizonte vital en forma de rosáceo cielo que dibuja para su protagonista –un Jack O’Connell siempre acorde a la fuerza del relato– resulta tan elocuente como frío, tan esclarecedor como revelador de que la aclamada ópera prima de Demange es sin duda un prometedor comienzo, pero situado a largas millas de sus referentes más inmediatos.

'71 - Cinema ad hoc

Por MariFG:

Yann Demange se estrena en la gran pantalla con ’71 lanzándose al vacío con una historia ambientada en un momento y un lugar en plena ebullición violenta, y metiendo a su, también novato, protagonista en una ratonera de la que es casi imposible salir, en la que las laberínticas callejuelas de Belfast son el escenario de la historia de supervivencia casi a tiempo real de un soldado británico que acaba perdido por ellas después de un agitado enfrentamiento entre la población y las fuerzas del orden. La cámara de Demange se muestra tan caótica al perseguir durante toda una noche a Hook, un correcto Jack O’Connell, como el propio soldado que huye herido sin saber de quién ni hacia donde debe hacerlo, intercalando su huída con la búsqueda de esta presa humana por parte de demasiados bandos para quienes el joven no es más que un trofeo, una moneda de cambio, una posesión que recuperar o incluso un elemento prescindible dentro de una lucha más ¿importante? que una simple vida humana.

Demange sitúa la acción en un tiempo, una ciudad y un conflicto que conoce, pero que muy bien podría tener lugar en cualquier entorno hostil de cualquier parte del mundo porque ’71 no es una película sobre los motivos del conflicto armado en Irlanda del Norte. Ni siquiera se trata de un documento al servicio de la historia o de la denuncia política sino que, al final, todo se reduce a la lucha individual de cada uno de los personajes que componen esa frenética caza humana en el peor de los escenarios posibles: una ciudad sumida en la intolerancia de unos y de otros en la que lo fácil es situarse en el bando más propicio para la supervivencia en cada momento. La convulsión que Demange utiliza narrativamente mientras sucede toda la persecución contrasta con la paz que muestra en los momentos que el soldado comparte con su hermano pequeño, en los que quizá parece que la película pierde potencia, pero que le sirven como elemento alegórico de que, aun dentro del caos, puede haber sitio para que existan relaciones desinteresadas entre dos personas que sólo se tienen la una a la otra.

'71 - Cinema ad hoc

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *