28 de septiembre de 2022

Críticas: Uncharted

Jugar sobre seguro.

Sony Pictures vuelve a los cines con intención de seguir dominando la taquilla iniciando una nueva franquicia, en esta ocasión adaptando la franquicia de videojuegos creada por Naughty Dog en 2007 para PlayStation, Uncharted. Para asegurarse del éxito del proyecto, el estudio escogió a Tom Holland, controvertida decisión por el poco parecido con el Nathan Drake original de los videojuegos, pero que es el chico de oro de Sony y de seguro atraerá a un gran número de público, más aún tras el éxito de su papel como Spider-Man.

Junto a Tom Holland, se encuentra protagonizando la cinta Mark Wahlberg, quien la década pasada fue escogido como Nathan Drake cuando la idea de adaptar el videojuego sobrevolaba los despachos, pero finalmente interpreta a Victor Sullivan, compañero y mentor de Drake. Liderando el proyecto se encuentra Ruben Fleischer, que ya dirigió otros proyectos para el estudio como Zombieland (EE UU, 2009) o Venom (EE UU, 2018). En lugar de adaptar la historia de alguna entrega de la franquicia, la película ejerce de precuela de la trilogía principal de videojuegos, mostrándonos los inicios de un joven Nathan Drake y cómo conoce a Sully. La cinta consigue plasmar el carisma de los dos personajes principales a los cuales se hace imposible odiar pese a todo lo malo que puedan hacer o decisiones incomprensibles que puedan tomar.

El guion se siente apresurado en partes de la película, con resoluciones que sin ser un deus ex machina rozan la incoherencia incluso dentro del universo de la película. Pero esto hace que la cinta avance hacia el espectáculo con escenas de acción que en ocasiones se ven muy bien, pero sin embargo en otras no son dignas de una superproducción, además de un bajo nivel de efectos visuales que pueden sacar al espectador de la experiencia. Las escenas de acción en las que aparece el personaje de Drake son claramente las mejores, con un Tom Holland totalmente entregado. La calificación +12 jugará a favor en la taquilla, pero juega en contra de la película, descafeinando varias escenas de acción, varios chistes y algún momento que otro crucial en la trama, sintiéndose como un quiero y no puedo. Pese a esto, el humor de la cinta funciona a la perfección, siendo en ocasiones más disfrutable para el espectador español, con escenas en las que se puede ver a la estrella de Hollywood Mark Walhberg decir ‘’arriba, abajo, al centro y pa’ dentro’’. La traición es el tema principal del film, una premisa interesante pero con tantos giros de guiones esperables a lo largo de la película, quita emoción e interés a quién traicionará a quien.

Los villanos son el gran problema de la cinta, sin motivación clara y con decisiones injustificadas. Ni tener a Antonio Banderas consigue que los villanos sean recordables. Por el contrario, Nathan Drake y Victor Sullivan se construyen a fuego lento con características marcadas de forma clara y de seguro se profundizará mucho más en estos protagonistas en las secuelas, dejando pequeñas semillitas en esta primera entrega. El sentimiento de aventuras con un giro a la historia conocida es otro punto fuerte de la película, Drake crea interés en cada una de sus lecciones de historia que da, dejando con ganas de más datos y ver en cuales pueden ser las nuevas aventuras en las que se embarquen.

En definitiva, Uncharted posee los defectos habituales en un blockbuster de esta índole, pero con destellos de luz que entregan una cinta muy disfrutable, y con dos protagonistas muy carismáticos interpretador por dos actores que atraen al público. Sony apuesta seguro por esta nueva franquicia de la que de seguro habrá futuras entregas.

Quedaos hasta el final, hay postcréditos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × 4 =