3 de octubre de 2022

Críticas: Doctor Strange en el multiverso de la locura

Raimi y no solo fanservice.

Cinco meses después la resaca de Spider-Man: No Way Home (Jon Watts, EE UU, 2021) parece haber pasado, pero Marvel Studios junto a Disney vuelve a las pantallas con otra película que despierta gran hype entre los fans y de nuevo con la temática de los multiversos y con los cameos de personajes de versiones anteriores pero que en esta ocasión son solo conjeturas de los fans. Pese a lo loco del título, esta es una cinta más pequeña en cuanto a número de personajes de lo que se puede pensar, aún así hace total honor a su título. Sí, es una locura.

La cinta empieza directamente sin anestesia, la primera escena ya es de acción y primera sorpresa, para dar paso a una escena más calmada, calma que a los diez minutos se rompe y no volveremos a ver calma en toda la película, ni si quiera en los últimos minutos. Primera vez (seguro que no última) que realmente es necesario haber visto una serie de Marvel para poder entender bien la película, en esta ocasión Bruja Escarlata y Visión pues Wanda Maximoff ejerce como la villana de la cinta y ¡menuda villana!, directa a las mejores de las películas de Marvel. Cada mirada de Elizabeth Olsen transmite la desesperación del personaje y genera inquietud, además de crear empatía en el espectador siendo fácil entender sus motivaciones (también debe influir aparecer en tres películas y tener serie propia anteriormente). En cuanto al terror es donde entra el director Sam Raimi, la devoradora de autores que es Marvel Studios (con excepciones como Taika Waititi) en esta ocasión deja libertad al director. En muchas escenas de acción compuestas casi totalmente por efectos visuales pareciera que la mano de Raimi se pierde, pero no es así, es aquí cuando se ve el amor del director por su producto y como ha sabido potenciar el gran material que posee una superproducción como es esta dotando de un mayor halo mágico las escenas de viajes mágicos ya vistas en la anterior cinta del personaje. Raimi y Marvel han conseguido trasladar el mundo mágico dibujado en los últimos años por Chris Bachalo a la pantalla grande en acción real, incluida la historia. Si eres el mejor hechicero del universo obvio tú vida no va a ser normal, y esta película que para muchos podrían esperar un macroevento, se siente más como un día normal en la vida de Stephen Strange como hechicero, uno de los mayores aciertos de la cinta. Y es que la cinta tiene sorpresas, sorpresas que muestran como Kevin Feige escucha los fans, pero que no lo son todo en la película, sino un elemento que hace avanzar la trama sin restar importancia a los protagonistas, no como en la última entrega del trepamuros. Aprende de esto, Sony.

También se tratan temas importantes para la construcción de Strange que en la primera cinta solo fueron sobrevolados, como puede ser la relación causa-efecto que tiene la magia en el universo Marvel, cada acto mágico tiene su consecuencia y un precio a pagar. Benedict Cumberbatch como Dr Strange brilla como nunca y también sus secundarios. Benedict Wong con su personaje de Wong logra una importancia mucho mayor que en las anteriores apariciones, siendo tomado por primera vez en serio y no solo como un alivio cómico pero sin perder su esencia. Xochitl Gomez logra un buen trabajo también con su papel de América Chávez que de seguro más de un fan amará.

He hablado de lo terrorífica que es Bruja Escarlata en esta película y que la mano de Raimi no se diluye entre las decisiones del estudio. Mis palabras se reafirman en como se representa a Wanda como un monstruo sacado de una pesadilla, acechando siempre en la oscuridad sin saber de dónde va a salir y acechando sin miras algunas siendo uno de los villanos más peligrosos y letales hasta ahora en Marvel. Pero el terror no se limita solo a Wanda, tenemos varias escenas donde se respira cine de terror, Raimi baila en la película entre los códigos de los blockbusters de acción y los códigos del cine de terror tan particular del autor y que bien lo hace. El humor negro del director también se encuentra en la película, tenemos los chistes livianos típicos de Marvel Studios (ambos tipos de humor combinados en el ya clásico cameo en las cintas de Raimi de Bruce Campbell), pero también tenemos un humor visual y más negro en momentos y formas como nunca pensábamos que veríamos en una película de Marvel. Para hablar de esto son necesarios los SPOILERS.

Si no has visto la película todavía, no sigas leyendo.

Marvel nos presentan a los Iluminati para una escena después eliminarlos a todos sin miramientos, John Krasinski como Mr Fantástico solo puede decirle unas pocas palabras a Wanda antes de que lo deforme, a Blackbolt le implosiona la cabeza, Capitana Marvel es aplastada y Capitana Carter es partida en dos con su propio escudo, entregando una escena digna de la mítica película de Sam Raimi The Evil Dead (EE UU, 1981). Pero estos cameos que dan las delicias de los fans, son utilizados para hacer avanzar la trama pero cumpliendo su papel y diciendo adiós de la mejor forma posible y aumentando aún más la sensación de terror que provoca Wanda en pantalla. Aquí los protagonistas no son ellos, son Dr Strange, Wanda y América Chávez. Los personajes de otros universos que brillan son los otros Strange, interpretados también por Benedict Cumberbatch que consigue hacer de personajes distintos que supuestamente son el mismo, y al igual que Elizabeth Olsen logra una actuación superior a los entandares del cine de Marvel. Mención especial a la posesión infernal de Strange a otro Strange muerto dándonos a zombie Strange mostrando como Sam Raimi está en su salsa y logra un blockbuster puro Raimi.

Raimi y Marvel logran una asociación director-productora con gran éxito y dando el espacio necesario al director para crear dentro de la macroempresa de Disney, dejando con ganas de ver más entregas de Dr Strange bajo la dirección de Sam Raimi, y no solo por la postcréditos (Clea de la mano de Charlize Teron está en el UCM). En definitiva, Doctor Strange en el Multiverso de la Locura consigue trasladar las viñetas a la pantalla grande y adaptarlo para que se vea bien. Una cinta que se siente como una pequeña luz de esperanza en el futuro del cine de superhéroes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ocho − 3 =