23 de abril de 2024

Críticas: To Leslie

De la crudeza al efectismo feliz.

Rodeada de polémica por la nominación al Oscar a mejor actriz de su protagonista Andrea Riseborough, llega a los cines españoles el 3 de marzo To Leslie. Fuera de las polémicas y conspiraciones en los despachos, ¿es digna de nominación la actuación de la actriz inglesa? Mi respuesta es: sí.

To Leslie es la opera prima en el mundo del cine del inglés Michael Morris, un director con un largo currículum en televisión, destacando su trabajo en varios capítulos de Better Call Saul. La cinta nos cuenta la historia de Leslie, una mujer que años atrás ganó un premio de 190.000 dólares en la lotería con el que tenía la intención de mejorar su vida, pero sin embargo nos embarcaremos en el viaje de una Leslie arruinada, sola, y alcohólica seis años después. Morris coloca a su personaje de cine indie en un viaje a los infiernos para nada nuevo en el cine, sin miedo a caer en tópicos ni repetir mecanismos de construcción de personajes que pueden llegar a considerarse manidos. Leslie es una mujer del sur profundo de Estados Unidos que se encuentra sola, nadie de su pasado quiere ayudarle, ha dañado a todos sus seres queridos, todo por culpa de su adicción a la droga legal, el alcohol. La película se siente escrita para el lucimiento de Andrea Riserborough, un papel con una actuación dura, repleta de gritos, llantos bruscos, una actuación casi excesiva, uno de estos papeles que los propios actores anhelan con la esperanza del aplauso. Es en el último tramo de la película en el que la actuación de Riseborough es más contenida, donde los sentimientos se transmiten con mayor profundidad, cada gesto es desgarrador y transmite angustia e infinidad de sentimientos sin necesidad de hablar.

Con el regreso obligado a su antiguo pueblo, todos los fantasmas del pasado son removidos, los motivos para dejar el alcohol y rehabilitarse y reconciliarse con sus allegados, y principalmente su hijo, salen a la luz y la película pone todas sus cartas sobre la mesa, cartas que son desaprovechadas. La relación de Leslie con el mundo queda reducida a ser una mala madre y un hijo, cuyo personaje se siente como una mera herramienta, sin problemáticas propias más allá de Leslie y sin personalidad propia. Toda la complejidad y profundidad que hay en el personaje de Leslie de un plumazo queda desaprovechada limitándola al personaje de una mujer que se odia a sí misma y ha perdido la esperanza en sí. Todos los grises que cubren la película, se convierten en blancos y negros. No soy yo quien niegue la posibilidad de rehabilitación y perdón de una persona así, pero la velocidad y facilidad de la rehabilitación y la ausencia del progreso en la cinta, convierte la película en una historia feliz y complaciente alejándose del realismo que la rodeaba en su primera mitad. Todo esto convierte a To Leslie en una película de contradicciones, una película que un inicio dentro de su crudeza y realismo se siente esperanzadora y remueve a todo espectador, para hacia su tramo final abandonar dicho realismo en favor de un final apastelado carente de credibilidad y entregado en su totalidad al sentimentalismo y lágrima fácil.

La música country es un elemento esencial en el relato de Morris, empezando con Dolly Parton y su Here I am que abre la película. El director usa la música como un elemento más de narración, con canciones que acompañarán a la protagonista y contarán sus sentimientos, llegando a un punto de evidencia que la propia protagonista es consciente de esto en una magnifica escena por parte de la actriz en el bar, donde con incredulidad ante la situación, interactúa con la letra de la canción.

To Leslie es una buena película que deja con un sabor agridulce por su desequilibrio, por su falta de valentía en el final. Una película construida con éxito para el lucimiento de su protagonista, con abundantes primeros planos y largos planos construidos para observar Leslie y su infierno de vida y diálogos internos sin líneas de guion.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *