23 de abril de 2024

Críticas: Saben aquell

…de uno que se llamaba Eugenio.

David Trueba dirige Saben aquell, un biopic extraño e inesperado sobre la figura del humorista Eugenio protagonizado por David Verdaguer y con Carolina Yuste interpretando el papel de su musa, compañía, mujer y la x que le faltaba a la ecuación, bajo guion a cuatro manos de David Trueba y Albert Espinosa y adaptando una novela biográfica escrita por Gerard Jofra.

Verdaguer se acerca al Goya en un año bastante pobre para nuestro cine, pero con una interpretación llena de aristas y de capas. La composición es fabulosa y aunque sea un desconocido para el único crítico al que parece conocer toda España, no es la primera ni será la última. El actor fetiche de Carlos Marques-Marcet para el que protagonizó 10000 kms, Tierra firme o Los días que vendrán, y que también fue un profesor inolvidable en Uno para todos o el padre comprensivo de Verano, 1993. Trueba y Verdaguer se acercan a la figura del humorista catalán que tenía una personalidad única, de una manera creíble, tierna y humorística, para la que seguramente las letras de Albert Espinosa, por una vez, también hayan tenido algo que ver.

Conocemos en Saben aquell la historia de Eugenio y reconocemos que podría haber sido cualquier otra. Ya que todo en su vida fue azar, conocer a su mujer, entrar en el mundo del humor, la música, la familia, el amor. Muchas veces nos olvidamos que para contar una buena historia basta solo corazón. No hace falta complicar las tramas ni hacer unas piruetas estilísticas incontestables. El cine, cuando realmente llega, se basa en la sencillez, en la capacidad de llegar a cada espectador con la convicción de conmoverle, de acompañarle, de convencerle. En este caso, de traer a nuestras salas, a nuestros hogares, a un personaje al que quizás las nuevas generaciones no tengan ni idea de quién fue. Y merece la pena el viaje, por conocerle a él, todo lo que hizo, que fue mucho, pero sobre todo por ver todo lo que nunca mostró. Ese lado humano, esa incapacidad de comunicación o emoción aparente. Esa hombría que no era más que debilidad.

Es Eugeni Jofra i Bafalluy el protagonista de esta historia a través no solo de su virtud como humorista sino de la historia de amor que protagonizó junto a su mujer y que vertebraría su existencia y de los de aquellos que les rodeaban. Es una historia de amor, de humor y también de sacrificio. Una historia donde España y el final de Franco también estaban presentes. Lo hacían también los problemas entre comunidades y las familias andaluzas que habían emigrado a Cataluña. Está presente la iglesia, la noche, la vida en Cataluña en los sesenta. Otra manera de pensar, de sentir, de actuar y de vivir. Y todo captado con sensibilidad y dulzura. Es una gozada.

Sublimes las interpretaciones de Verdaguer y de Yuste para traernos a esta dupla a la pantalla; estupendo el trabajo de dirección artística y vestuario para atraernos a esa época y la dirección de Trueba también destaca por conseguir precisamente eso, no destacar. La imagen está al servicio de lo que se cuenta y de cómo se cuenta y esto hace de Saben aquell una perfecta candidata para convertirse en la quinta candidata a la mejor película en los Goya. En diciembre saldremos de dudas. Las quinielas parecen indicar que son más que probables las candidaturas de Un amor de Isabel Coixet, La sociedad de la nieve de J.A. Bayona, 20000 especies de abejas de Estibaliz Urresola y Cerrar los ojos de Víctor Erice. Parece ser por las críticas recibidas, y ratificamos después del visionado, que podría completar la terna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *