mayo 19, 2020

Críticas: En el ojo de la tormenta

INTO THE STORM

Twister en clave found footage.

Steven Quale se ha hecho un nombre en Hollywood a la sombra de James Cameron. Junto al autor de Terminator, ha trabajado como director de segunda unidad en éxitos del cine como Titanic y Avatar. Además, firmó con el taquillero cineasta el documental Aliens of The Deep.

Su experiencia como realizador de secuencias de acción parece que ha sido clave en su carrera en solitario. En Destino final 5, cuarta secuela de una franquicia donde La Muerte se cobra la vida de aquellos que se escaparon milagrosamente a sus garras, Quale mostraba su valía al poner en imágenes los espectaculares accidentes donde fallecían cada uno de los protagonistas, aunque también su nula habilidad a la hora de dirigir actores e insuflar fuerza los momentos más dramáticos.

Su segunda experiencia como director, En el ojo de la tormenta, parece repetir los mismos defectos y virtudes del que fue su debut. Las increíbles secuencias de tornados, verdaderas protagonistas del largometraje, están rodadas con la eficiencia propia de aquellos que están acostumbrados a lidiar con numerosos efectos visuales. Sin embargo, como ocurriera ya en su ópera prima, es incapaz de dotar de algo de credibilidad a los momentos más íntimos y lograr que su elenco ofrezca interpretaciones mínimamente solventes. Por si fuera poco, el recurso a la grabación de un documental con imágenes de diversas cámaras no acaba de funcionar al incluir planos que no han podido ser captados con esos equipos.

En el ojo de la tormenta 2

Por otra parte, el guion del largometraje peca de una falta de originalidad y un esquematismo preocupante. John Swetnam, autor también del libreto de Step Up: All In, recurre a una trama de protagonismo coral donde se entrecruzan las vidas de un padre y sus hijos adolescentes, unos frikis que suben vídeos cafres a internet y un equipo encargado de encontrar un tornado y grabar en su interior. Evidentemente, aquellos que consigan sobrevivir al fenómeno meteorológico lograrán también superar sus problemas personales. Al esquematismo de personajes y situaciones hay que sumar unos diálogos que basculan entre lo banal y lo francamente ridículo.

El deficiente trabajo de los dos protagonistas tampoco ayuda demasiado a levantar el nivel general del filme. Tanto Richard Armitage, famoso por su participación en las adaptaciones cinematográficas de El Hobbit, como Sarah Wayne Callies, la esposa del sheriff de la serie The Walking Dead, resultan bastante pétreos como el padre viudo que tiene problemas con sus vástagos adolescentes y la experta en tornados, respectivamente.

En definitiva, En el ojo de la tormenta es poco más que un telefilme con estupendos efectos visuales y estética found footage que hace añorar a la simpática Twister, aquella cinta sobre tornados dirigida por Jan de Bont y protagonizada por Helen Hunt y Bill Paxton.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *