24 de marzo de 2021

Críticas: Monster Hunter

Monstruos y Mila Jovovich, el tándem cinematográfico perfecto.

Involucrarse en la adaptación cinematográfica de un videojuego siempre es todo un reto que pocos quieren correr, sin embargo Paul W.S Anderson no entra dentro de ese cupo. Ya se atrevió con Resident Evil (y ya sabemos cómo acabó esa franquicia), ¡quién sabe si podrá hacer lo mismo con Monster Hunter! Después de 3 meses de retraso, al fin se podrá ver el metraje basado en la famosa saga de Capcom.

Empecemos esta entrada con los aspectos positivos (siempre desde la máxima subjetividad). Mi mayor aliado fue el desconocimiento, era consciente de la existencia del videojuego, pero no conozco nada de la historia y jugabilidad del mismo, y ha sido eso precisamente lo que me ha permitido ver el film con otros ojos. Lo primero que me gustaría destacar es la fotografía, en muchos de los momentos del minutado (sobre todo al principio) parecen las cinemáticas del propio juego, de hecho, dan ganas de tener un mando para tomar el control de la situación. A grandes rasgos cumple con lo mínimo a la hora de adaptar un videojuego de ese calibre: peleas imposibles contra monstruos gigantes. Además, incorporan las armas del juego y aspectos del canon que se agradece, pues le confiere un poco de fiabilidad, así como las propias bestias: Diablos, Rathalos, Apceros, Nerscylla y Felyne.

En cuanto al reparto, todo el protagonismo cae sobre Milla Jovovich, y en menor medida a Tony Jaa, sin embargo hay otros relevantes como Nanda Costa, Hirona Yamazaki y Ron Perlman. El objetivo de tanta disparidad de nacionalidades es la búsqueda de la aceptación multinacional.

Y por último, la espectacularidad de las batallas, la gran cantidad de detalles que vienen de los juegos, el buen tándem que hacen Jovovich y Jaa, el diseño de sonido y los efectos visuales están más que logrados para el tipo de producción que se maneja.

Y ahora vamos con alguna que otra negativa de la producción. La más notoria es la falta de guion. Si la historia hubiera transcurrido sin ninguna frase, se hubiera quedado exactamente igual, y eso ha sido a raíz del montaje. Se nota muchísimo que mucho metraje se ha quedado en la sala de edición y sin duda eso no le ha hecho ningún bien al dañar la coherencia de la historia. Además, los personajes los introducen a la fuerza, no hay nada que justifique por qué actúan así, hace falta algo de trama para entender todo.

El ejército estadounidense, tan típico y tan innecesario en la cinta, hace que la película empiece de una forma demasiado repetitiva, y que la primera mitad se haga sosa y nada característica. Tarda demasiado en arrancar la trama y lo peor es que ésta ni siquiera es explicada, se tiene que presuponer. Si se hubiera prescindido del detalle del ejército y hubiera comenzado con una introducción sobre el mundo Monster Hunter hubiera dado un mejor espectáculo.

En las peleas cuerpo a cuerpo es donde más se nota la mano de Anderson como director, los planos muy cortos con la cámara moviéndose de manera vertiginosa, casi hay que imaginarse lo que está pasando, ya que no da tiempo a seguir la acción con los ojos, de hecho, hasta que la pareja protagonista encaja, se abusa demasiado de las peleas, tanto en cantidad como en duración.

En definitiva, es una película que mantiene entretenida la hora y tres cuartos que dura, si no se sabe nada del mundo es un film agradable de ver, si se es un fan de la franquicia… tal vez decepcione un poco. En un principio los productores han anunciado que quieren convertir Monster Hunter en una nueva franquicia (de ahí el final relativamente abierto), aunque es algo difícil de conseguir ya que ha recaudado poco más de la mitad de su coste. Lo que sí puedo decir al cien por ciento es que pondría mi vida en las manos de Milla Jovovich.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *